Truth, Justice and Memory for dictatorship-era human rights violations in Chile 40 years after the military coup: Justicia Transicional en Chile 2013

Research output: Chapter in Book/Report/Conference proceedingChapter

Abstract

En 2013 se vivió en Chile una concatenación de sucesos particularmente
cargados de significado en el ámbito de la memoria. El principal
fue, sin duda, el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado del 11
de septiembre de 1973. Otro fue el aniversario número 15 de la detención
en el Reino Unido del ex dictador Augusto Pinochet, ocurrida a
mediados de octubre de 1998. Que ambas fechas, y el inicio de la quinta
década desde el golpe de Estado de 1973, ocurrieran bajo un gobierno
de derecha –cuyo sucesor será, además, elegido a pocas semanas de
las conmemoraciones respectivas– es una de las ironías que la historia
a veces arroja. La sensación de un inexorable cierre de círculo entre
pasado, actualidad y futuro, se vio acrecentada una vez que emergió la
candidatura presidencial de Evelyn Matthei, por la alianza de derecha,
para competir con Michelle Bachelet, candidata por la Concertación.
Se enfrentan así, en una contienda democrática que determinará la
futura dirección política del país, dos hijas de generales, uno de los
cuales ha sido además persistentemente acusado de responsabilidad
moral y/o de mando en la muerte del otro, un aviador constitucionalista
fallecido en prisión a causa de secuelas de tortura.
2013 ofreció, en tanto, una oportunidad única e inmejorable para
que Chile se enfrentara con su pasado reciente, deduciendo de este las
lecciones necesarias para avanzar en justicia y verdad a través de un
profundo y honesto diálogo. Los hechos vividos durante el periodo
temporal del presente Informe obligan a concluir, no obstante, que los
cargados aniversarios simbólicos de 2013 pasarán a la historia como,
cuando más, una oportunidad mal aprovechada.Se percibe una persistente
incomodidad o falta de identificación en sectores de la derecha
política con la temática de los DD.HH., en general, y con esta en
relación a la historia de la dictadura, en particular. Dicha incomodidad
se manifiesta en algunos casos en una renuencia a emitir o mantener
un claro y consistente repudio al proyecto político de la dictadura, y a
la política de exterminio y terror de Estado que fue consustancial con
este. Para otros, se manifiesta como una permanente renegociación de
los parámetros de su reconocimiento de verdades particulares, ilustrada
en junio de 2013 por los dichos del secretario general del partido
UDI sobre el crimen de los degollados. También se puede detectar una
manifestación del mismo fenómeno en el ámbito castrense. El saliente
comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, se sumó en
julio de 2013 a las reiteradas llamadas de sus antecesores a compadecerse
de los ex uniformados condenados por los más graves delitos que
el derecho nacional e internacional reconoce, al expresar la “tristeza y
pena” que le produce el presenciar el cumplimiento de la ley. Al referirse,
además, a “algo que ocurrió hace 40 años”, invisibilizó la persistente
comisión de graves crímenes de represión desde el día del golpe hasta
el asesinato de Jecar Neghme en 1989.5 Ad portas del 11 de septiembre,
se produjo una ola de peticiones de perdón. La candidata presidencial
Evelyn Matthei rechazó la necesidad de una mea culpa. La Asociación
de Magistrados opinó que el poder judicial, y en particular la Corte
Suprema, “claudicaron en su labor esencial” e “incurrió en acciones y
omisiones impropias”. En respuesta, el pleno de la Corte Suprema reconoció
la “dejación de funciones jurisdiccionales” en que se incurrió.
Entretanto, el ministro Hugo Dolmestch, vocero de la Corte Suprema
y coordinador para causas DD.HH., afirmó el “acierto” que había sido
para la Corte apoyar el golpe, y reconoció ser “partidario de que las
penas no sean muy duras”.
Translated title of the contributionTruth, Justice and Memory for dictatorship-era human rights violations in Chile 40 years after the military coup
LanguageSpanish
Title of host publicationInforme Anual de Derechos Humanos en Chile 2013
Chapter1
Pages21-66
Number of pages45
Publication statusPublished - 11 Sep 2013

Fingerprint

human rights violation
dictatorship
Chile
justice
Military
terrorism
labor

Keywords

  • Chile; coup; Pinochet; transitional justice; truth; justice; memory

Cite this

@inbook{07ce7c3730134e849de42e6a1ed0ba77,
title = "Verdad, Justicia y Memoria por violaciones de derechos humanos en tiempos de dictadura. A 40 a{\~n}os del golpe militar’: Justicia Transicional en Chile 2013",
abstract = "En 2013 se vivi{\'o} en Chile una concatenaci{\'o}n de sucesos particularmentecargados de significado en el {\'a}mbito de la memoria. El principalfue, sin duda, el cuadrag{\'e}simo aniversario del golpe de Estado del 11de septiembre de 1973. Otro fue el aniversario n{\'u}mero 15 de la detenci{\'o}nen el Reino Unido del ex dictador Augusto Pinochet, ocurrida amediados de octubre de 1998. Que ambas fechas, y el inicio de la quintad{\'e}cada desde el golpe de Estado de 1973, ocurrieran bajo un gobiernode derecha –cuyo sucesor ser{\'a}, adem{\'a}s, elegido a pocas semanas delas conmemoraciones respectivas– es una de las iron{\'i}as que la historiaa veces arroja. La sensaci{\'o}n de un inexorable cierre de c{\'i}rculo entrepasado, actualidad y futuro, se vio acrecentada una vez que emergi{\'o} lacandidatura presidencial de Evelyn Matthei, por la alianza de derecha,para competir con Michelle Bachelet, candidata por la Concertaci{\'o}n.Se enfrentan as{\'i}, en una contienda democr{\'a}tica que determinar{\'a} lafutura direcci{\'o}n pol{\'i}tica del pa{\'i}s, dos hijas de generales, uno de loscuales ha sido adem{\'a}s persistentemente acusado de responsabilidadmoral y/o de mando en la muerte del otro, un aviador constitucionalistafallecido en prisi{\'o}n a causa de secuelas de tortura.2013 ofreci{\'o}, en tanto, una oportunidad {\'u}nica e inmejorable paraque Chile se enfrentara con su pasado reciente, deduciendo de este laslecciones necesarias para avanzar en justicia y verdad a trav{\'e}s de unprofundo y honesto di{\'a}logo. Los hechos vividos durante el periodotemporal del presente Informe obligan a concluir, no obstante, que loscargados aniversarios simb{\'o}licos de 2013 pasar{\'a}n a la historia como,cuando m{\'a}s, una oportunidad mal aprovechada.Se percibe una persistenteincomodidad o falta de identificaci{\'o}n en sectores de la derechapol{\'i}tica con la tem{\'a}tica de los DD.HH., en general, y con esta enrelaci{\'o}n a la historia de la dictadura, en particular. Dicha incomodidadse manifiesta en algunos casos en una renuencia a emitir o mantenerun claro y consistente repudio al proyecto pol{\'i}tico de la dictadura, y ala pol{\'i}tica de exterminio y terror de Estado que fue consustancial coneste. Para otros, se manifiesta como una permanente renegociaci{\'o}n delos par{\'a}metros de su reconocimiento de verdades particulares, ilustradaen junio de 2013 por los dichos del secretario general del partidoUDI sobre el crimen de los degollados. Tambi{\'e}n se puede detectar unamanifestaci{\'o}n del mismo fen{\'o}meno en el {\'a}mbito castrense. El salientecomandante en jefe del Ej{\'e}rcito, Juan Miguel Fuente-Alba, se sum{\'o} enjulio de 2013 a las reiteradas llamadas de sus antecesores a compadecersede los ex uniformados condenados por los m{\'a}s graves delitos queel derecho nacional e internacional reconoce, al expresar la “tristeza ypena” que le produce el presenciar el cumplimiento de la ley. Al referirse,adem{\'a}s, a “algo que ocurri{\'o} hace 40 a{\~n}os”, invisibiliz{\'o} la persistentecomisi{\'o}n de graves cr{\'i}menes de represi{\'o}n desde el d{\'i}a del golpe hastael asesinato de Jecar Neghme en 1989.5 Ad portas del 11 de septiembre,se produjo una ola de peticiones de perd{\'o}n. La candidata presidencialEvelyn Matthei rechaz{\'o} la necesidad de una mea culpa. La Asociaci{\'o}nde Magistrados opin{\'o} que el poder judicial, y en particular la CorteSuprema, “claudicaron en su labor esencial” e “incurri{\'o} en acciones yomisiones impropias”. En respuesta, el pleno de la Corte Suprema reconoci{\'o}la “dejaci{\'o}n de funciones jurisdiccionales” en que se incurri{\'o}.Entretanto, el ministro Hugo Dolmestch, vocero de la Corte Supremay coordinador para causas DD.HH., afirm{\'o} el “acierto” que hab{\'i}a sidopara la Corte apoyar el golpe, y reconoci{\'o} ser “partidario de que laspenas no sean muy duras”.",
keywords = "Chile; coup; Pinochet; transitional justice; truth; justice; memory",
author = "Cath Collins",
year = "2013",
month = "9",
day = "11",
language = "Spanish",
pages = "21--66",
booktitle = "Informe Anual de Derechos Humanos en Chile 2013",

}

Verdad, Justicia y Memoria por violaciones de derechos humanos en tiempos de dictadura. A 40 años del golpe militar’ : Justicia Transicional en Chile 2013. /.

Informe Anual de Derechos Humanos en Chile 2013. 2013. p. 21-66.

Research output: Chapter in Book/Report/Conference proceedingChapter

TY - CHAP

T1 - Verdad, Justicia y Memoria por violaciones de derechos humanos en tiempos de dictadura. A 40 años del golpe militar’

T2 - Justicia Transicional en Chile 2013

AU - Collins, Cath

PY - 2013/9/11

Y1 - 2013/9/11

N2 - En 2013 se vivió en Chile una concatenación de sucesos particularmentecargados de significado en el ámbito de la memoria. El principalfue, sin duda, el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado del 11de septiembre de 1973. Otro fue el aniversario número 15 de la detenciónen el Reino Unido del ex dictador Augusto Pinochet, ocurrida amediados de octubre de 1998. Que ambas fechas, y el inicio de la quintadécada desde el golpe de Estado de 1973, ocurrieran bajo un gobiernode derecha –cuyo sucesor será, además, elegido a pocas semanas delas conmemoraciones respectivas– es una de las ironías que la historiaa veces arroja. La sensación de un inexorable cierre de círculo entrepasado, actualidad y futuro, se vio acrecentada una vez que emergió lacandidatura presidencial de Evelyn Matthei, por la alianza de derecha,para competir con Michelle Bachelet, candidata por la Concertación.Se enfrentan así, en una contienda democrática que determinará lafutura dirección política del país, dos hijas de generales, uno de loscuales ha sido además persistentemente acusado de responsabilidadmoral y/o de mando en la muerte del otro, un aviador constitucionalistafallecido en prisión a causa de secuelas de tortura.2013 ofreció, en tanto, una oportunidad única e inmejorable paraque Chile se enfrentara con su pasado reciente, deduciendo de este laslecciones necesarias para avanzar en justicia y verdad a través de unprofundo y honesto diálogo. Los hechos vividos durante el periodotemporal del presente Informe obligan a concluir, no obstante, que loscargados aniversarios simbólicos de 2013 pasarán a la historia como,cuando más, una oportunidad mal aprovechada.Se percibe una persistenteincomodidad o falta de identificación en sectores de la derechapolítica con la temática de los DD.HH., en general, y con esta enrelación a la historia de la dictadura, en particular. Dicha incomodidadse manifiesta en algunos casos en una renuencia a emitir o mantenerun claro y consistente repudio al proyecto político de la dictadura, y ala política de exterminio y terror de Estado que fue consustancial coneste. Para otros, se manifiesta como una permanente renegociación delos parámetros de su reconocimiento de verdades particulares, ilustradaen junio de 2013 por los dichos del secretario general del partidoUDI sobre el crimen de los degollados. También se puede detectar unamanifestación del mismo fenómeno en el ámbito castrense. El salientecomandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, se sumó enjulio de 2013 a las reiteradas llamadas de sus antecesores a compadecersede los ex uniformados condenados por los más graves delitos queel derecho nacional e internacional reconoce, al expresar la “tristeza ypena” que le produce el presenciar el cumplimiento de la ley. Al referirse,además, a “algo que ocurrió hace 40 años”, invisibilizó la persistentecomisión de graves crímenes de represión desde el día del golpe hastael asesinato de Jecar Neghme en 1989.5 Ad portas del 11 de septiembre,se produjo una ola de peticiones de perdón. La candidata presidencialEvelyn Matthei rechazó la necesidad de una mea culpa. La Asociaciónde Magistrados opinó que el poder judicial, y en particular la CorteSuprema, “claudicaron en su labor esencial” e “incurrió en acciones yomisiones impropias”. En respuesta, el pleno de la Corte Suprema reconocióla “dejación de funciones jurisdiccionales” en que se incurrió.Entretanto, el ministro Hugo Dolmestch, vocero de la Corte Supremay coordinador para causas DD.HH., afirmó el “acierto” que había sidopara la Corte apoyar el golpe, y reconoció ser “partidario de que laspenas no sean muy duras”.

AB - En 2013 se vivió en Chile una concatenación de sucesos particularmentecargados de significado en el ámbito de la memoria. El principalfue, sin duda, el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado del 11de septiembre de 1973. Otro fue el aniversario número 15 de la detenciónen el Reino Unido del ex dictador Augusto Pinochet, ocurrida amediados de octubre de 1998. Que ambas fechas, y el inicio de la quintadécada desde el golpe de Estado de 1973, ocurrieran bajo un gobiernode derecha –cuyo sucesor será, además, elegido a pocas semanas delas conmemoraciones respectivas– es una de las ironías que la historiaa veces arroja. La sensación de un inexorable cierre de círculo entrepasado, actualidad y futuro, se vio acrecentada una vez que emergió lacandidatura presidencial de Evelyn Matthei, por la alianza de derecha,para competir con Michelle Bachelet, candidata por la Concertación.Se enfrentan así, en una contienda democrática que determinará lafutura dirección política del país, dos hijas de generales, uno de loscuales ha sido además persistentemente acusado de responsabilidadmoral y/o de mando en la muerte del otro, un aviador constitucionalistafallecido en prisión a causa de secuelas de tortura.2013 ofreció, en tanto, una oportunidad única e inmejorable paraque Chile se enfrentara con su pasado reciente, deduciendo de este laslecciones necesarias para avanzar en justicia y verdad a través de unprofundo y honesto diálogo. Los hechos vividos durante el periodotemporal del presente Informe obligan a concluir, no obstante, que loscargados aniversarios simbólicos de 2013 pasarán a la historia como,cuando más, una oportunidad mal aprovechada.Se percibe una persistenteincomodidad o falta de identificación en sectores de la derechapolítica con la temática de los DD.HH., en general, y con esta enrelación a la historia de la dictadura, en particular. Dicha incomodidadse manifiesta en algunos casos en una renuencia a emitir o mantenerun claro y consistente repudio al proyecto político de la dictadura, y ala política de exterminio y terror de Estado que fue consustancial coneste. Para otros, se manifiesta como una permanente renegociación delos parámetros de su reconocimiento de verdades particulares, ilustradaen junio de 2013 por los dichos del secretario general del partidoUDI sobre el crimen de los degollados. También se puede detectar unamanifestación del mismo fenómeno en el ámbito castrense. El salientecomandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, se sumó enjulio de 2013 a las reiteradas llamadas de sus antecesores a compadecersede los ex uniformados condenados por los más graves delitos queel derecho nacional e internacional reconoce, al expresar la “tristeza ypena” que le produce el presenciar el cumplimiento de la ley. Al referirse,además, a “algo que ocurrió hace 40 años”, invisibilizó la persistentecomisión de graves crímenes de represión desde el día del golpe hastael asesinato de Jecar Neghme en 1989.5 Ad portas del 11 de septiembre,se produjo una ola de peticiones de perdón. La candidata presidencialEvelyn Matthei rechazó la necesidad de una mea culpa. La Asociaciónde Magistrados opinó que el poder judicial, y en particular la CorteSuprema, “claudicaron en su labor esencial” e “incurrió en acciones yomisiones impropias”. En respuesta, el pleno de la Corte Suprema reconocióla “dejación de funciones jurisdiccionales” en que se incurrió.Entretanto, el ministro Hugo Dolmestch, vocero de la Corte Supremay coordinador para causas DD.HH., afirmó el “acierto” que había sidopara la Corte apoyar el golpe, y reconoció ser “partidario de que laspenas no sean muy duras”.

KW - Chile; coup; Pinochet; transitional justice; truth; justice; memory

M3 - Chapter

SP - 21

EP - 66

BT - Informe Anual de Derechos Humanos en Chile 2013

ER -